Leer PDF Coro (Venezuela) Identidades locales: Corianidad, paraguanera y serrana (Curiana nº 1)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF Coro (Venezuela) Identidades locales: Corianidad, paraguanera y serrana (Curiana nº 1) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro Coro (Venezuela) Identidades locales: Corianidad, paraguanera y serrana (Curiana nº 1). Feliz lectura Coro (Venezuela) Identidades locales: Corianidad, paraguanera y serrana (Curiana nº 1) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF Coro (Venezuela) Identidades locales: Corianidad, paraguanera y serrana (Curiana nº 1) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF Coro (Venezuela) Identidades locales: Corianidad, paraguanera y serrana (Curiana nº 1) Pocket Guide.
Identidades locales: Corianidad, paraguanera y serrana (Curiana nº 1 de Coro se ha distinguido entre las regiones más emblemáticas de Venezuela.
Table of contents

A la iglesia por completo. El señor cura me dijo. Aquí tiene su esqueleto. María Chiquitín vivía en una casita al lado de la casa de sus padres, que es la misma que habita Lucía actualmente.

Sera in paradiso (varianti) descargar epub

Era una excelente repostera, por lo que esa calificación le permitió trabajar de cocinera en la casa de Ana Jatar. Hacía sus labores de doméstica hasta el mes de diciembre, cuando empezaban las fiestas de navidad. Los prejuicios sociales persiguen a los artistas, quienes, por su condición de seres especiales, logran la aclamación o la mala fama.

Para María Chiquitín el tambor era su vida. Refiere nuestra informante que el doctor Mario Jacobo Penso escribía muy bien, pero en uno de sus libros aparece una foto de María Chiquitín, que no es la de esa destacada mujer. María Chiquitín sacaba el tambor de su casa y lo paseaba por las calles del barrio. En cierta ocasión, incluso, lo hizo pasar cerca del Club Bolívar. Durante cierto tiempo la sociedad fue tolerante con esta tradición. Una atmósfera semejante había contribuido, en , al dictado de un decreto de la Alcaldía que prohibía la salida del tambor coriano.

El auge de la gaita y el boom del petróleo coinciden con el fenómeno de la inmigración de zulianos a Falcón. Miguel Lugo: Maestro del tambor coriano. Cuando se hable del tambor coriano hay que nombrar al maestro Miguel Lugo. Vamos a glosar lo que nos manifestara en varias entrevistas que le hicimos en su residencia del sector Cruz Verde a partir del pasado día primero de enero de Confirma que con el tambor se producen tres golpes fundamentales.

Critica la forma en que actualmente algunos ejecutan el tambor. El hijo de El Negro, hijo de la comadre [Olga Camacho] es quien sabe cómo se toca.

El Maestro Miguel Lugo en la actualidad, a sus 70 años de edad. Eso le impide por lo visto, volver a organizar su grupo musical. Era la época de Luis Peñalver, famoso lanzador de los Leones del Caracas. Para la época fue a parar a las manos de un contratista de la construcción, con quien consigue vagones de piedra que debía depositar con un camión. En ese trabajo duró tres meses. Vivía en Chimpire. Entonces tenía yo 18 años y vivía en el barrio La Guinea para abajo. El aprendizaje lo hizo en silencio: viéndolos tocar. Con ellos estudió de ese modo: aplicando la atenta observación y registrando en su cerebro los diversos modos empleados por ellos en la ejecución del tambor.

Esta confesión es de importancia excepcional, porque nos permite apreciar hasta qué punto el tambor coriano debe al tambor curazoleño en cuanto a su nacimiento, desarrollo y situación actual. Sin este dato revelador es imposible reconstruir su historia, sustentada casi exclusivamente en la tradición oral.

Epub gratis Les miserables+cd n/e (chat noir. lire et s'entrainer) descargar

Llega a proporcionarnos la siguiente precisión: vivía, el Negro Yule, en el comienzo de la urbanización Ampíes. Era contratista. El Negro Yule también vivió en Chimpire.

Cargado por

En Coro se templaba el cuero del tambor con la candela de papeles. Lugo afirma haber minado de tambores el sector Monteverde. Pero lamenta la actual situación existente allí. Solicita la construcción de tambores grandes y pequeños para emplearlos en la enseñanza a nivel de la propia comunidad que los vio nacer y pasearse por sus calles. Esta acción contribuiría al reintegro de este símbolo de la corianidad al propio sujeto que lo creó y recreó durante tanto tiempo. De numerosos lugares venían a ver el repique del tambor coriano.

Por ejemplo, de La Vela, Dabajuro y El Mene, muchas personas pudieron llevarse una imagen de primera mano de lo que se estaba produciendo en Coro. Para entonces organizó nuevamente su conjunto musical integrado por él y sus hijos. Finalmente, cuando se jubiló, dejó en manos de éstos el compromiso de que le diesen continuidad a su tambor, es decir, que no muriera esa bella tradición. Por causas que no me comunicó, el grupo de Lugo se extinguió; tampoco sabemos si el maestro Lugo logró transmitir a sus hijos los conocimientos poseídos por él de fuentes tan sabias como las que hemos mencionado.

Lugo ha intentado hacer entender que esa riqueza en la ejecución del tambor no fue transmitida a los jóvenes, ni por tanto, aprendida por parte de la generación que ha debido relevar a la suya. Lugo nos contó que cuando estaba grabando su disco, él repicó tan fuerte el tambor, que el parche se rompió. Hay que saber preparar el parche para que no suceda esto. Nos enseña que el parche hay que meterlo en cal, en agua y finalmente colocarlo en la caja. Lugo aprendió los toques de cada uno de los tipos de tambores existentes en el Estado Falcón; el de Cumarebo, el de La Vela.

Lugo aporta un valioso testimonio acerca de su aprendizaje. Él no le preguntaba a aquellos viejos curazoleños, sino que los escuchaba y observaba atentamente. Había focalizado su atención en el tambor para evitar que otros elementos que nos rodean pudieran alejarlo de lo principal. Para él de lo que se trataba era de aprender las técnicas de ejecución y los diferentes tipos de toques de este instrumento de percusión. Así andaba tras de los viejos buscando los tonos del tambor; eso lo confirma en su llamado a que se enseñe todo lo relacionado con el tambor. Tambor coriano—Tipología.

Tambor serrano. En gran medida a consecuencia de la represión que sucedió al aplastamiento sangriento del conato insurreccional iniciado por José Leonardo Chirino el 10 de mayo de Los caminos de la cultura tradicional popular coriana transcurrirían de modo particular a partir de este hecho, que debe ser tomado como un elemento importante al analizarlo en su dimensión histórica.

Los contenidos, el ritmo y el significado de las canciones serranas así nos lo evidencian. La tamborita también es usada en Barlovento durante las celebraciones de La Cruz de Mayo. Tambor cumarebero y veleño. El tambor veleño procede de Puerto Cabello debido, sobre todo, al contacto frecuente que existió desde el período colonial entre ambos puertos; de allí que en la Vela se convirtiera en una tradición la festividad con motivo del día de San Juan.


  1. El gran libro del tarot. método completo pdf español gratis.
  2. Castillos del loira de autor Georges Poisson pdf español gratis;
  3. TODO SE TRANSFORMA PARA USTED.

Al tambor coriano se le introduce el cuatro como un añadido de pura creación nacional del pueblo venezolano. Ejemplifiquemos con el tambor veleño, que tiene su toque propio y su propio vestuario. Este relevo permite darle rienda suelta a la energía y a la vitalidad de cada uno de los tocadores. Los tambores son acompañados por el furro, güiro, charrasca y cuatro. Muchas personas creen que la presencia exclusiva de mujeres en el baile se debe a que, en La Vela, los hombres no son proclives a la danza, razón poco convincente, pero entendible.

Ana Lucía Pirona. Ana Lucía Pirona es una señora que emite destellos de energía y espiritualidad. Nos llamó la atención el hecho de la lectura, porque raras veces apreciamos a gente leyendo y mucho menos en la entrada de una casa del barrio. Al doblar de su vivienda, habita su comadre, la señora Olga Camacho, con su familia. Su padre, el legendario tamborero Camilo Pirona. La tatarabuela y la bisabuela vinieron de Curazao. Parrandeó mucho con el tambor pero, cuando su padre Camilo falleció, se alejó del baile.

Ha estado con Olga Camacho ayudando siempre.

Mucho más que documentos.

Su padre tenía el tambor en su casa y era muy parrandero: con mucha frecuencia visitaba las familias para darles serenatas. Del primero de diciembre hasta el dos de enero siguiente participaba en las fiestas, sin interrupción. El salía con Victoriano Veroes, esposo de María Chiquitín. Los padres de Lucía entraron por San Antonio, donde nació y al casarse, se mudó ahí mismo en La Guinea.

En el barrio circuló un periódico que reflejaba algunas cosas de la comunidad. En una ocasión apareció en él una referencia a una familia de La Guinea, que se disgustó y produjo una tensión y protesta tan elevada que el periodista se vio obligado a mudarse del barrio porque corría peligro.

El era muy amigo de la casa de Ana Lucía Pirona, quien entonces contaría con 13 años de edad, aproximadamente. Ana Lucía Pirona disfrutaba mucho de las fiestas, igual que lo hacía su familia.


  • Les miserables+cd n/e (chat noir. lire et s'entrainer) descargar pdf gratis.
  • Cara a cara (Serie ¡Gol! 25);
  • Tengo SII. ?Ahora Que?! (2020 nº 4)!
  • Un paso adelante (Jazmín)!
  • Cargado por.
  • Descargar El gran libro del tarot. método completo epub gratis!
  • Guía de Indicadores Técnicos.
  • Recuerda, no sin cierta nostalgia, los carruajes y los coches de carnaval que circulaban por las calles; la gente de La Guinea tenía que ir a la calle Ampíes para ver el desfile, porque los coches no podían pasar a causa del barro acumulado en las calles de tierra de La Guinea. La fiesta se concentraba, pues, en el casco histórico donde vivían los ricos.

    Los pobres tenían que desplazarse de sus barrios hasta el centro, para ver los carruajes y la gente con disfraces. Desde los carruajes arrojaban golosinas, jabones, pinturas, etc. Las comparsas salían muy bien vestidas y muchos de sus integrantes iban disfrazados. En la calle Progreso hay una quebrada, que era de donde brotaba el agua. La afición de Ana Lucía Pirona es la lectura. Disfruta leyendo, lo cual considera una herencia familiar: su padre leía mucho, a pesar de ser muy pobre. Siente orgullo de haber salido como él. Sus dos hijos mayores, de los cuatro, nacieron en el Zulia.

    Refiere la señora Pirona que la caraota y el sancocho de chivo nunca le faltaron al coriano.

    Access to history: democracy and nazism: germany 1918-45 for aqa descargar pdf gratis

    En el barrio las viejas hablaban papiament o, eran entendidas por los vecinos que no lo podían hablar. Entonces la comida era muy barata. Muchas de las actuales tradiciones culturales del coriano hunden sus raíces en la etapa precolombina o en tiempos en que la vida se extendía a lo largo y ancho del campo. Si queremos comprender mejor su psicología y peculiar modo de ser, este acercamiento debe enfocarse hacia su relación con el entorno físico inmediato que ha rodeado y envuelve a Coro: la sierra coriana.

    Debemos responder la pregunta de por qué allí se formó esta tradición y su extensión a una ciudad marcada presuntamente por el signo femenino de María. De hecho se afirma que la Virgen de La Guadalupe es la advocación de Coro. Lo cierto es que tanto en Macuquita como en La Chapa se mantiene esta tradición. Ha sido una suerte identificar algunas familias del barrio La Guinea a través de cuyos hilos es posible escudriñar los senderos o canales que sirvieron de entrada a la ciudad de algunos procesos y fenómenos de la cultura tradicional popular a menudo muy poco estudiados.